Retorno a clases en tiempos de pandemia

Actualizado: 24 feb

La pandemia de COVID-19, conocida también como pandemia de coronavirus, es una enfermedad que comenzó a brotar el 1 de diciembre de 2019.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró una emergencia de salud pública de importancia internacional el 30 de enero de 2020 y la reconoció como una pandemia el 11 de marzo de 2020.


En estos momentos esta enfermedad sigue siendo contagiosa y mortal.

Algunas de las medidas que se han tomado para combatir la misma son:

  • Lavado de manos

  • Desinfección de alimentos y objetos

  • Confinamiento en burbuja familiar

  • Teletrabajo

  • Escuela en casa

  • Evitar el contacto físico

  • Distancia entre las personas fuera de la burbuja familiar

  • Entre otras.


A medida que este virus iba creciendo,  los cuidado para hacerle frente iban aumentando y las consecuencias se iban manifestando.

Por el impacto que la enfermedad tenía, algunos individuos comenzaron a:

  • Aislarse más de la cuenta

  • El temor aumentaba

  • Muchos experimentaron ansiedad

  • Depresión causante por las pérdidas y separaciones

  • Hábitos inadecuados

  • Deterioro de salud mental

Consecuencias por la COVID 19 hemos tenido muchas, quizás habrás recordado como habrás pasado parte de los años 2019-2021 o aún como se ha desarrollado en parte del año presente.


El 2022 muchos lo consideran como un retorno y una nueva oportunidad para comenzar de nuevo y volver hacer las actividades que antes realizábamos.

Algo interesante que ocurre en esta nueva oportunidad es el retorno a clase.


Retornan los:

  • Niños

  • Adolescentes

  • Universitarios

  • Docentes

  • Administrativos

  • Padres

Todos vuelven a su función.

Retornar es la acción que se realiza cuando volvemos a un lugar o situación en la que estuvimos.



Retornar a clases significa:

  • Dejar el hogar

  • Separación de los cuidadores

  • Seguir instrucciones por parte de las personas externas a las autoridades del hogar

  • Despertarse temprano

  • Establecer una nueva rutina

  • Relacionarse con otros niños con conductas y creencias diferentes

  • Utilizar mascarilla durante la jornada

  • Mantener las medidas de bioseguridad

  • Entre otras cosas.

Retornar a clases no será una tarea fácil para ninguno de los involucrados, porque este retorno llevará consigo:

  • Miedo

  • Angustia

  • Incertidumbre

  • Curiosidad

  • Desapegos

  • Cuidados

  • Adaptación

  • Organización

  • Planificación

  • Entre otras cosas

En medio de este retorno podrán aparecer:

  • Conflictos

  • Irritabilidad

  • Agresividad

  • Dificultad en las relaciones

  • Retraso académico

  • Dificultad para entender las normas de convivencia

  • Dificultad para seguir indicaciones

  • Entre otras.

Ahora bien, pese a lo difícil que pueda ser este periodo de adaptación e ingreso, retornar a clases beneficia la salud mental y las relaciones.


Recordemos que en medio de este proceso:

  • Para algunos el salón de clases fue su habitación

  • Su maestro fue su cuidador

  • Los cuidadores no tenían las técnicas de enseñanza

  • Los niños y jóvenes no podían ver a sus compañeros para relacionarse con ellos

  • No había una hora de juego en medio de las jornadas

  • No había mayor interacción entre docente y estudiantes

  • La rutina podría variar

  • Entre muchas cosas

Había toda una crisis:

  • Mundial

  • Familiar

  • Escolar

  • Personal

  • Social

Los estudiantes pudieron:

  • Quedar con brechas académicas

  • Carencia de relaciones sociales

  • En algunos casos muchos se quedaron sin la oportunidad de recibir educación digna

  • Algunos perdieron años escolares

  • Perdieron amigos

  • Otros desertaron

Hasta este momento te habrás dado cuenta que la mayoría de los aspectos que he mencionado se ven como negativos.


La realidad es que durante este tiempo perdimos, pero también ganamos.

En este proceso muchos pudieron ganar:

  • Unión familiar

  • Acercamiento afectivo

  • Algunos cuidadores pudieron potencializar las virtudes del niño o joven

  • Estuvieron presentes en su etapa de aprendizaje


La realidad es que en este retorno estamos obteniendo la oportunidad de un nuevo comienzo.

Retorno = Nueva oportunidad.

Sin duda alguna no será un proceso fácil, pero nos brinda una nueva oportunidad y esperanza para construir un destino integral.


¿Por qué una nueva oportunidad?


Tenemos sobre nuestros ojos la oportunidad de brindarle a los infantes:

  • Relaciones sociales

  • Educación

  • Convivencia en armonía

  • La oportunidad para realizar actividades culturales

  • Conocer otras costumbres y gustos

  • Oportunidad para que por medio del juego puedan conocer personas afines

  • Les estamos ayudando a salir del círculo de la tecnología excesiva

  • Oportunidad para realizar deporte

  • Aprendizaje para el trabajo en equipo


Sobre todo, le estamos brindando la oportunidad para que desarrollen confianza y se descubran así mismos.


Por todo esto que he mencionado hasta este momento se observan dos patrones diferentes:

  • Dependencia: cuidado y guianza del cuidador permanente en el hogar

  • Independencia: desenvolvimiento y responsabilidad en el colegio.


El infante pasará de una total dependencia en el hogar a una independencia y desenvolvimiento individual en el colegio.

El infante deberá aprender a:

  • Obedecer a sus superiores

  • Convivir

  • Realizar sus asignaciones

  • Ir al baño

  • Poder cambiarse

  • Mantener el orden

  • Entre muchas otras cosas.

Debemos tener presente que:

  • Abran infantes que les cueste seguir indicaciones

  • Algunos tendrán manías (lavado frecuente de manos, excesivo uso de alcohol, evitación de uso de mascarillas, entre otros)

  • Algunos infantes no saben como relacionarse ni jugar con otros niños

  • Algunos manifestaran agresividad

  • Otros buscaran aislarse

  • En algunos casos mostraron rechazo y desinterés

  • Entre otras cosas

¿Cómo ayudar a estos infantes?

  • Es necesario hablar con claridad y sinceridad

  • No proyecte la escuela como un lugar malo

  • Establezca rutinas

  • Enseñarle a cumplir con las medidas de bioseguridad

  • Fortalecer sus rutinas de higiene y aseo

  • Enséñele a expresar lo que siente


Recomendaciones para los cuidadores:

  • Muestre confianza y seguridad

  • Enséñele a gestionar y expresar sus emociones

  • Utilice herramientas visuales para explicarle, esto facilitara su comprensión

  • Estimular con recursos didácticos

  • Refuerce sus áreas débiles

  • Háblele con claridad

  • Mantenga comunicación con el cuerpo de docentes

  • Enséñele a utilizar y mantener en orden sus sus útiles

  • Recompense las buenas conductas y logros


Recomendaciones para los docentes:

  • Tenga paciencia

  • Recuerde que cada infante llegara con una condición diferente

  • Identifique los puntos fuertes

  • Corríjale con asertividad

  • Mantenga comunicación con los cuidadores

  • Instrúyase acerca del tema

  • Busque ayuda cuando sea necesario

  • Vaya al ritmó del estudiante

  • Présteles atención a las emociones del niño

  • Identificar que estudiante necesita atención personalizada o reforzamiento

  • Cuide su salud mental y sus emociones


Para este retorno es necesario proteger la salud de los infantes, lo principal es fomentar el desarrollo integral del niño.

Cuidando su:

  • Autoestima

  • Autoconcepto

  • Valía

  • Seguridad

  • Confianza


La conducta que el niño reflejara será producto de lo que esta pasando en su mente e interior, por esta razón en necesario evaluar cada conducta que es presentando para así gestionarla de la mejor manera.

El retorno a clases es una necesitad que tienen todos los estudiantes, ayudémosle a que este proceso de adaptación sea lo más llevadero.



Muéstrele que le importa lo que siente y piensa que esta para ayudarlo.


Una de las cosas que más quiero enfatizar en esta ocasión es que hay trasmitirle al niño seguridad explicarle que sus emociones buenas y malas, que son las que nos permitan adaptarnos a situaciones y retos de la vida diaria que pueden ir de lo simple a lo complejo y que es necesario expresarlas de la forma correcta.

Hay que fortalecer las muestras afecto, conversar tranquilamente y permitirle intercambiar y expresar opiniones para la toma de decisiones.


Los cuidadores y formadores estamos para abrirle el camino al infante.


Guiándole de forma asertiva, respetuosa y con mucha compresión.


No para dificultares el aprendizaje y adaptación.


Cuando un formador se pone al nivel del niño en cuando a las conductas infantiles y manejo de situaciones estamos cometiendo un error garrafal.


Sin embargo, cuando tenemos la capacidad de hablar su lenguaje y jugar con el nos convertimos el camino más accesible para ellos proporcionándoles un bienestar integral.


Somos agentes facilitadores no destruidores.


Para fomentarle seguridad necesitamos tener nosotros seguridad y para esto necesitamos instruirnos.


48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo