Primero entrena tu mente

Por lo general, cuando esta finalizando un año y está iniciando otro, por la mente del ser humano pasan muchas ideas, planes y anhelos, al igual que reproches y sin sabores por planes no cumplidos y derrotas presentadas.


Cada año se convierte en una ilusión, desafío, esperanza y nueva oportunidad para alcanzar el éxito y bienestar.


Las personas, una tras otra vez, tienden a mencionar frases como: “Este es mi año, lograré todo lo que me propongan, año tal trae lo mejor, entre otras”


¡Quizás, tu tengas tu frase personal y distintiva!


Todo esto es fantástico, porque desde nuestros pensamientos y emociones, nos reta a salir de nuestra zona de confort y nos desafía a ir más allá.



Pero la realidad es que por más positivo que seamos la vida nos presenta desafíos y pruebas constantes, por lo que es necesario entrenar nuestra mente.

Entrenar viene del francés entraîner, esto implica involucrar en una acción de hacer moverse hasta lograr un objetivo.


Fortalecer nuestra mente recordarles que durante el proceso de vida existirán momentos buenos/ agradables y malos/amargos y ante esto, es necesario resistir y ser constante.


Ahora bien, ¿Cómo es posible esto?


Lo primero es que identifiques quién eres:


Esta identificación o más bien exploración consiste en conocerte a ti mismo, saber cuales son tus habilidades, debilidades, reconocer cuales son las oportunidades y amenazas que se presentaran en tu camino.


Por medio de este ejercicio te tocará autoevaluarte, mirarando donde estas y adonde quieres llegar, te tocara identificar cuales son esos resultados personales que deseas alcanzar.


Lo cual te ayudara a trazarse un plan de desarrollo personal.

En segundo lugar, trabaja tus creencias erróneas y limitantes:


Muchas veces por los miedos y experiencias vividas los seremos humanos adquirimos ciertas creencias o pensamientos que en muchas ocasiones limitan nuestra conducta, esto se conoce como bloqueo mental.


En este sentido es importante reconocer y aceptar que una mala experiencia o un error no determina el resto de nuestras conductas y vida.


¡Es reconocer que ante un error es posible recuperarse!


En tercer lugar, gestiona tus emociones:


Las emociones están en el ser humano como un tipo de alarma que ocurren de forma transitoria cuando experimentas diversos escenarios, por el contrario, los sentimientos quedan anclados (de forma permanente al no ser trabajados) estos pueden producir en el ser humano ciertas patologías o

conductas distorsionadas, que al no ser tratadas pueden afectar el desempeño en el ser humano.


Establece prioridades:

Muchas veces tenemos muchos planes, pero no establecemos prioridades, esto puede hacer que nos tracemos muchos planes, pero no adquiramos resultados efectivos por el deseo de abarcar tantas cosas a la vez.


Organiza y cuida tu tiempo:

El manejo del tiempo es la clave para la consecución de objetivos, porque como seres humanos podemos invertir en actividades de provecho como en actividades poco provechosas.


Durante la consecución de metas se pueden presentar ciertos elementos adversos como:

  • Desorganización

  • Desinformación

  • Elementos externos fuera del control

  • En algunos casos el factor económico

  • Pensar de forma constante en los errores del pasados del futuro

  • Anclarse a la zona de confort

  • Mal manejo del tiempo y recursos

  • En muchos casos el estado de salud

  • Poco apoyo por parte del circulo familiar y social

  • Estado del país puede afectar en muchas ocasiones

  • Entre otras.

Factores de autoayuda:

  • Tener una actitud positiva

  • Tener una mente abierta al cambio y oportunidades

  • Círculo de apoyo

  • Claridad en el objetivo

  • Ser disciplinado y constante

  • Entre otros.

¿Sabes que existen distintos tipos de miedo?

  • Al propio fracaso, Este ocurre cuando no intentamos ni realizamos algo por miedo a que no salga tal y como lo esperamos.

  • Al rechazo, Este es el temor al qué dirán, tanto si fracasas como si triunfas.

  • Al éxito, Muchas personas piensan que no pueden alcanzar el éxito porque, si lo hacen los rechazarán. En otras ocasiones, piensan que el éxito puede consumir gran parte del tiempo personal y que eso acabará afectando tanto a la vida familiar como a la vida social.

Siempre menciono que el miedo puede hacernos:

  • Huir dejando de intentar hacer algo por el temor a las consecuencias.

  • Esforzarnos en obtener lo que deseamos.

Hace un momento mencioné ciertos factores que pueden ser contrarios a lo que deseamos, sin embargo, en muchas ocasiones por nuestra propia responsabilidad perdemos oportunidades cuando procrastinamos.


Procrastinar es posponer alguna tarea importante, por otras con menos importancia, simplemente por pereza o porque no teníamos ganas de hacerla.


Muchas veces decimos frases como: “Mejor lo hago más tarde, solo un minuto más, seguro recupero el tiempo, entre otros”


Ejemplo:

  • Tengo que estudiar para el examen, pero prefiero ir a comer con mis amigos.

  • Tengo que comprar un material para mi emprendimiento, pero prefiero comprarme una camisa.

Existen otros ejemplos que podríamos mencionar.


El procrastinar tiene gran dos grandes aliados como:

  • La pereza

  • El poco compromiso y responsabilidad

Ahora bien ¿Por qué procrastinamos?


En el cerebro se produce una guerra silenciosa en el interior.


El sistema límbico que es el encargado del placer y la corteza prefrontal que es la zona que

planifica compiten por controlar la situación.


Aunque somos conscientes de lo que esta ocurriendo, podemos llegar a sentir nerviosismo y culpabilidad no podemos dejar de hacer lo de poca importancia y concentrarlo en la actividad más importante, debido a la dopamina nos hace tener placer.


Procrastinamos cuando:

  • Creemos que no podremos terminar la tarea a la perfección

  • Creemos que las tareas son demasiadas complejas

  • Priorizamos otras actividades

¿Cómo vencer la procrastinación?

  • Reconoce que tienes un problema

  • Organízate

  • Prioriza

  • Ve de las tareas más complejas a las menos complejas

La clave para obtener buenos resultados es tener:

  • Constancia

  • Responsabilidad

  • Compromiso

Por mucho tiempo he escuchado esta frase “Lo que fácil llega, fácil se va”


A lo largo del tiempo hemos podido descubrir cuan cierto es y que las cosas que valen la pena implican esfuerzo, sacrificio y mucho trabajo.


En otras ocasiones por más que deseamos algo y nos esforcemos, muchas veces las cosas no saldrán a nuestra manera.


Seguramente te has preguntado, porque decidí escribir este tema, como primero del año.


La simple razón por la que decidí tomar este espacio, es por lo que comenté al inicio, cuando inicia un nuevo año, tenemos miles de anhelos, metas y planes que deseamos realizar, pero a medida que pasan los días pueden ocurrir dos cosas, cobran mayor fuerza o poco a poco desaparecen.


Esto se puede deber a que todo puede marchar como lo deseas o simplemente nada salga como esperas.

Es por esto que lo primero que debemos hacer es fortalecer nuestra mente, esto implica:

  • Realizar introspección

  • Trabajar los pensamientos

  • Reconocer y gestionar las emociones

  • Identificar cuando necesitas ayuda

  • Levantarse ante el error

  • No detenerse, aunque no se vea nada


Para esto te recomiendo:

  • Aprender e investigar cosas nuevas

  • Escucha las vivencias y experiencias de otros

  • Libérate de los pensamientos conformistas y limitantes

  • Medita

  • Has actividades para ejercitar tu mente (juegos de mesas, crucigramas, sopas de letras, entre otros.)

  • Organiza tus actividades de vida

  • Cuida tu tiempo.

Para ir culminando me gustaría enfocarme un poco en este último punto, la pandemia nos has enseñado la importancia que tiene el tiempo y los pequeños detalles, ya que las cosas puedan cambiar de un día a otro.


Como a mi me gustan los dichos, debo traer este en este momento: “El tiempo que se va no vuelve”


No vuelve, segundo perdido no volverá, cada momento cuenta para la consecución de metas y adquisición de resultados por ello es necesario...


Aprender a gestionar el tiempo, para ello necesitaras:

  • Identificar lo que te roba el tiempo, este abarca todas las interrupciones que afectan la concentración.

  • Cuidarte de las improvisaciones

  • Saber afrontar los improvistos y adversidades.

Preparar la mente no es algo fácil, ya que la mente es un campo de continua batalla del ser humano, pero poner en practica alguno de estos puntos, pueden ayudarnos alcanzar metas con coherencia, liberándonos del estrés y a aumentar la motivación y productividad.


Cuando estamos estresados y angustiados perdemos el norte y el enfoque, pero cuando tenemos motivación podemos ser productivos y la productividad nos ayudara a la consecución de metas.


40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El cutting