La impulsividad

Actualizado: 8 abr

La palabra impulsivo está formada con raíces latinas y significa, que produce movimiento, también se utiliza para enfatizar a una persona que actúa antes de pensar en las consecuencias.


La impulsividad es un rasgo de la personalidad, que se caracteriza por la reacción rápida, inesperada y desmedida, ante cualquier situación que se nos presente en el día a día.


Se trata de una condición en donde la persona no puede controlar:

  • Los impulsos

  • Las tentaciones

  • Los deseos que siente


Actuando sin tener en cuenta las consecuencias de sus actos.

Los seres humanos y los animales están sujetos a control conductual interno, a

través de estados motivacionales conocidos como impulsos, estos pueden ser

innatos o condicionados.


Aquellos estados pueden relacionarse con el deseo de:

  • Búsqueda de comida

  • Agua

  • Alimentación

  • Sexo

  • Objetos

  • Otros reforzadores o necesidades primarias que los seres humanos tenemos.

Estas pueden ser:

  • Inapropiadas para el contexto o situación

  • Prematuras

  • Planificadas 

  • Con consecuencias adversas

Existen dos grupos de impulsividad:

  • La impulsividad funcional, en donde la persona tiende a actuar con poca planificación, sin embargo, en el momento que el individuo siente que la situación es óptima. 

  • La impulsividad disfuncional, es la tendencia de tomar decisiones irreflexivas y rápidas, cuando las situaciones no lo requieren, siendo esta estrategia poco óptima y conllevando consecuencias negativas para la persona.

Tipos de impulsividad:

  • Deseo sexual compulsivo: Es un deseo sexual elevado en los pensamientos y comportamientos, esto pone en riesgo su propia seguridad, bienestar emocional y estigma social.

  • Adicción a Internet: es el uso excesivo de Internet, plataformas de redes sociales, juegos de azar o sitios pornográficos, en donde la persona actúa sin medida y es guiada por sus altos impulsivos.

  • Compras compulsivas: Se caracteriza por una necesidad irresistible de comprar más allá de las capacidades económicas, en estos casos la persona no necesita lo que consume sin medir si lo necesita de verdad.

  • Piromanía: es un impulso incontrolable por iniciar incendios, que a menudo pone en peligro la propia seguridad y la del resto de personas.

  • Trastorno explosivo intermitente (IED): se caracteriza por explosiones de agresión explosivas, repetidas y desproporcionadas.

  • Cleptomanía: es un impulso incontrolable que conduce a robar por placer.

  • Tricotilomanía: los pacientes experimentan una necesidad irresistible de eliminar el vello del cuero cabelludo, las cejas y las pestañas.

  • Entre otros.

Dimensiones de las conductas impulsivas:

  • Incapacidad para utilizar la información al alcance para pensar en las consecuencias de los actos.

  • Incapacidad para posponer una recompensa inmediata pero pequeña en pro de una recompensa mayor, aunque más tardía.

  • Dificultad para suprimir una respuesta motora.

Síntomas de la impulsividad:

  • Falta de control

  • Tensión

  • Placer al actuar

  • Alivio

  • Culpa

  • Bloqueo mental

¿Qué causa la impulsividad?


La causa de la impulsividad es desconocida, sin embargo, esta causa grandes trastornos, algunos enfatizan que tiene causa en:

  • La Genética es decir si una persona tiene antecedentes familiares de trastornos del control de impulsos enfrentan un mayor riesgo de desarrollar uno de estos padecimientos.

  • Factores físicos, se considera que las personas que tienen algún trastorno que dificulta el control de impulsos tienen diferencias en la estructura cerebral afectando los neurotransmisores.

  • Factores ambientales, el entorno juega un papel determinante en la adquisición de una conducta.

Existen factores de riesgos:

  • Tener algún antecedente psicológico

  • Los antecedentes familiares

  • Exposición a la violencia

  • Abuso de sustancias

  • Adicciones

  • Agresiones

  • Abusos

  • Abandonos

  • Ser joven

  • Entre otros

Algunos síntomas:

  • Agitación

  • Depresión

  • Ansiedad

  • Irritabilidad

  • Baja autoestima

  • Aislamiento de la familia y los amigos

  • Reducción del sentido de autovaloración

  • Episodios de desapego emocional

  • Falta de concetración

  • Entre otros

¿Cómo controlar los impulsos?

  • Identifica el momento y origen de los ataques de impulsividad

  • Revisa tus emociones: enojo, tristeza, miedo, desesperación

  • Date un tiempo fuera y de preparación

  • Crea un espacio para recapacitar y pensar en las consecuencias que traerá el comportamiento tanto positivo o negativos

  • Busca una actividad donde puedas descargar los impulsos y reduzca los niveles de intensidad.

Algunas recomendaciones:

  • Identificar cuando y como te dan los ataques de impulsividad

  • Revisa y gestiona tus emociones

  • Buscas actividades de distracción

  • Medita

  • Piensa antes de actuar

  • Busca diversas alternativas

  • Aprender a tolerar y controlar la frustración

  • Aprende de tus errores

  • Vuelve a intentarlo

  • Acude a terapia

  • Reconoce los impulsos positivos


Ahora bien, todos los impulsos no son malos.


Existen impulsos positivos.

Ante los impulsos negativos, podemos tener impulsos buenos que nos ayuden a controlar estas conductas.

Siempre debemos aprender a identificar lo que esta detrás de cada conducta que tenemos.


Detrás de la impulsividad puede haber una emoción y una necesidad, es allí donde debemos reconocer si es prioritario aquello que deseamos consumir o realizar y determinar si es un deseo irracional.

Entre la racionalidad e irracionalidad esta la capacidad de análisis y toma decisiones que todas las personas tenemos.


Podemos tomar la decisión de aquellos comportamientos, actitudes, conductas y productos que consumimos.


Cuando el ser humano actúa por sus impulsos es porque a perdido la capacidad de control de sus emociones y su criterio de elección.


El ser humano es un ser que es pensante capaz de dominar lo que se propone, no debe de dejarse llevar por la corriente de sus pensamientos y necesidades.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo