top of page

Afrontando un trauma

Actualizado: 4 ene

La palabra trauma se deriva del griego trayma, traymatos que significa herida/ daño. El trauma es una “herida psicológica”, que puede ser provocada por variadas situaciones impactantes que un individuo ha experimentado.


El trauma psicológico, aparece como una respuesta inconsciente, ante un evento que una persona experimenta, creando una situación altamente estresante.




La Asociación Americana de Psicología (APA), dice que el trauma, es “una respuesta emocional a un evento terrible como lo son:

  • Un accidente

  • Una violación

  • Un desastre natural.


Los traumas pueden variar en cuanto a:

  • Frecuencia

  • Tiempo

  • Espacio

  • Mecanismos de afrontamientos

  • Situaciones


Puede que las personas, experimentemos las mismas situaciones y experiencias, pero el impacto es único e individual.

Porque el trauma es una respuesta a cualquier evento que se encuentre física o emocionalmente amenazante o perjudicial.


La persona que experimenta un trauma, puede tener distintas respuestas emocionales a corto, mediano y largo plazo. Y estas respuestas emocionales van a influir en la forma de interactuar con el ambiente y tomar decisiones.


El trauma hace que la persona se sienta:

  • Frustrada

  • Cansada

  • Temerosa

  • Con desesperanza

  • Vulnerable

  • Bloqueo en los pensamientos

  • Dificultad para tomar decisiones

  • Dificultad para resolver conflictos


Se pueden clasificar por gravedad y exposición ante la peligrosidad:


  • “T” hace referencia a los traumas psicológicos con un alto impacto emocional. Son acontecimientos inesperados, que ponen en peligro la vida de la persona que lo padece, es decir, puede causar la muerte o daños físicos significativos.

  • “t” hace referencia a los traumas psicológicos “acumulativos”. Son los más comunes y peligrosos, ya que son difíciles de identificar, aunque no ponen en peligro la vida de la persona.


Existen diversos tipos de traumas como:

  • Trauma agudo: Es un solo evento estresante o peligroso.

  • Trauma crónico: Es la exposición repetida y prolongada a eventos altamente estresantes.

  • Trauma complejo: Son múltiples eventos traumáticos.


Ejemplos de traumas:

  • Violencia doméstica

  • Desastres naturales

  • Abuso sexual

  • Accidentes

  • Pérdidas

  • Testigo de una muerte o hurto

  • Hospitalizaciones y tratamientos

  • Enfermedades

  • Guerra

  • Eventos terroristas

  • Entre otros.


Existen manifestaciones físicas que siente una persona ante un trauma, alguna de ellas son:


  • Dolores de estómago

  • Dolores de cabeza

  • Náusea y vómitos

  • Dificultad para dormir y pesadillas


Algunas emociones que pueden manifestarse son:

  • Negación

  • Ira

  • Miedo

  • Tristeza

  • Vergüenza

  • Confusión

  • Ansiedad

  • Culpa

  • Sorpresa

  • Irritabilidad


Ahora bien, hablemos un poco de los traumas durante la niñez.


Primero es necesario que recordemos, que la niñez es una etapa sumamente vulnerable, ya que el cerebro de los niños no está desarrollado a totalidad.


Lo cual les dificulta al momento de:

  • Procesar diversas informaciones

  • Reaccionar ante eventos inciertos

  • Planificar sus respuestas

  • Entre otros.


Los niños experimentan un estado elevado de estrés durante los acontecimientos de impacto sus cuerpos liberan hormonas relacionadas con el estrés y el miedo, ya que sus emociones aparecen y crean respuestas alteradas.

Estos traumas, interrumpen el desarrollo normal que debe tener el cerebro del infante afectando:


  • La salud física

  • Salud mental

  • Desarrollo emocional

  • Comportamiento del infante


Por esta razón, es muy importante que el cuidador responsable del infante le brinde seguridad y confianza para que el mismo pueda afrontar de forma satisfactoria la reacción que le produzca un evento estresante.


Seguramente, en alguna ocasión has escuchado del trastorno de estrés post traumático.


¡Hablemos un poco del mismo!


Este trastorno se desarrolla cuando los síntomas del trauma persisten o empeoran en las semanas y meses después del evento estresante.


Los síntomas incluyen:

  • Ansiedad severa

  • Escenas retrospectivas

  • Recuerdos persistentes del evento

  • Evitación

  • Miedo intenso

  • Sentimientos de desamparo

  • Sensación de estar agitado y desorganizado

  • Dificultad para dormir

  • Dificultad para enfocarse

  • Pérdida del apetito

  • Cambios en sus interacciones con otros, incluyendo estar más agresivo o más retraído



El trastorno de estrés postraumático puede durar años, aunque el tratamiento puede ayudar a las personas a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.


Ahora bien, ¿Cómo vencer el trauma?


Para vencer o enfrentar un trauma, primero es necesario reconocer aquello que nos duele y lastima, para luego pedir ayuda, porque si un ser humano ve la situación como algo regular y aceptable no tendría sentido afrontarlo, por el contrario, si percibe la situación angustiante y demandante es necesario dar el paso para la sanidad.


Es necesario que:

  • Te des tu tiempo y espacio para procesarlo

  • Decidas hablar de ello

  • Busca una red de apoyo

  • Evita esconderte en la soledad y tu dolor

  • Realiza actividades culturales

  • Identifica la emoción que te produce el hecho

  • Busca ayuda profesional


Este último es el más importante, porque muchas veces los seres humanos tendemos a guiarnos por lo que dicen las redes sociales o por las experiencias de otros, lo que nos hace llenarnos de información poco segura, lo que impide afrontar el proceso de sanidad.


Sanar un trauma es un proceso que requiere de mucho trabajo personal y esfuerzo, por ello, el primer paso es reconocer que estamos ante este problema y hacer lo posible para lidiar con ello.

Recomendaciones:

  • Involucra a tus familiares en tu proceso de sanidad

  • Relaciónate con tus amigos

  • Involúcrate en tu comunidad

  • Se sincero con tu terapeuta

  • Realiza actividades placenteras

  • Arma una rutina diaria que pueda ayudar a esparcir y fortalecer tus pensamientos.


Sí es posible, afrontar un acontecimiento estresante. A inicios puede verse difícil, pero es posible siempre y cuando seamos capaces de reconocer que una área de nuestra vida que necesita sanidad y libertad.

Si se ve de forma regular será muy complejo afrontar el trauma.


Nadie busca los traumas, ellos llegan de forma inoportuna, por más que nos cuidemos siempre vamos a estar expuestos a situaciones inesperadas, pero podemos vestirnos de resiliencia y sacar el mejor partido de las peores situaciones.


Convirtiendo la marca en una experiencia de vida.


71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page