Informar para formar

Actualizado: 26 jul 2021

En esta ocasión decidí compartir, sobre la educación sexual en niños, ya que considero que es un tema que en muchas ocasiones, los adultos prefieren no tratar con los hijos, con la idea de “no despertar su curiosidad de ellos, quitarles su inocencia, ni incentivarlos hacer cosas que no son de su edad”


La sexualidad se define como: el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológicas que caracterizan a cada sexo y persona, es un elemento que compone la personalidad e integralidad del ser humano.

Hablar sobre sexualidad con los niños, desde muy pequeños les hará vivir una vida sexual con naturalidad y seguridad, sin tener que buscar información poco apropiada fuera del entorno familiar y de seguridad.

Los seres humanos vivimos, en una sociedad que mantiene el tema de la sexualidad en la niñez como uno de sus clásicos tabús, debido a que en muchas ocasiones se creen que al hablar de este tema se incentiva a una conducta sexual, dificultando su comunicación y comprensión en un sentido integral.


También es percibido como un acto vergonzoso, como algo negativo, por lo que hay que evitar hablar del tema lo mas que se pueda.


Es una gran necesidad educar a los niños en sexualidad, ya que contribuye a su desarrollo social, emocional y corporal, también es una necesidad a nivel preventivo en la sociedad actual.


Lo primero que me gustaría enfatizar es la palabra prevención.


Prevención: Es la preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecución de algo.


La palabra prevención proviene del latín “praeventious”; que significa antes que se dé un evento, acontecimiento o suceso desagradable.


Facilitar la educación sexual a los niños desde casa, es un acto preventivo que les ayudará a protegerse ante los acontecimientos que se puedan presentar en el presente o futuro.


Al no tener la información correcta, el niño presentará dificultades para asumir y discriminar aquellas conductas de riesgo, por desconocimiento, falta de información sobre la sexualidad o de recursos disponibles en su entorno seguro.


Si no existe de información adecuada y adaptada a ellos que les permita asimilación y compresión, teniendo carencia de herramientas para desenvolverse en el mundo sexual de manera saludable y satisfactoria, se aumenta el peligro.

En muchas ocasiones, ante esta falta de información, los menores buscan respuestas en los lugares menos recomendables y seguros, siendo una de las fuentes más consultadas la pornografía, estas les ofrecen una visión sesgada y poco realista de las relaciones sexuales habituales.

Al igual que en los tipos de aprendizaje, gestión y manejo de emociones, etc., en la sexualidad los padres son el principal motor de identidad y compresión del tema.

Creo que en casi todos los temas que escrito acerca de los niños he mencionado que los cuidadores son el modelo o espejo de estos y es así. La mayoría de los comportamientos y aprendizaje de los pequeños son producto de lo que han absorbido de sus cuidadores.

Los cuidadores en este tema pueden trasmitirles a los niños sus: temores, inseguridades, creencias y perspectivas, en muchos casos estas son inconcurrentes e irracionales, lo que puede hacer que estos tengan un perspectivas distorsionada y nublada del tema.

Aunque los padres no hablen sobre sexualidad, siempre están educando, por medio de gestos y conductas.

A través de los padres los niños aprenden:

  • Comportarse como hombres y mujeres.

  • A dar cariño y recibir afecto.

  • Se identifican según las características de sexualidad.

  • Normas, valores y principios.

  • A valorar a las personas del mismo sexo y del sexo opuesto.

  • Aprenden a conocer las partes de su cuerpo.

  • Entre otros.

Hay dos cosas que principalmente los niños aprenden en casa:

  • Información: Es la comunicación o adquisición de conocimientos, que permiten ampliar sobre un determinado tema.

  • Formación: Son aquellos estudios y aprendizajes adquiridos, para aumentar conocimientos y habilidades para que un individuo pueda ponerlo en práctica en el presente y a lo largo de su vida.

Cuando se informa, se forma la personalidad del niño, la conciencia  e identidad que este pueda tener ante su sexualidad.

En ambas es necesario fomentar la adquisición de valores, actitudes y sentimientos positivos ante la sexualidad.


Lo primero que un cuidador debe establecer es un clima adecuado fundamentado bajo los parámetros de la confianza, en donde puedan sentirse seguros para gestionar preguntas.


Se necesita:

  • Respeto.

  • Empatía.

  • Un ambiente libre de juicios y señalamientos.

  • Comprensión de los tiempos de aprendizaje.

  • Lenguaje comprensible.

  • Información certera.

Vale la pena destacar, que no existe una edad específica, para hablar sobre sexualidad, ni un modelo especifico, debido a que cada niño marcará su propio ritmo y curiosidad por el tema, pero recordemos un niño no irá a consultar a un lugar donde tenga miedo y le produzca inseguridad.


Sin embargo, es muy importante y recomendable que sea el cuidador el que habrá el compás inicial, para proporcionar seguridad, por ejemplo, cuando los niños están en las primeras etapas de desarrollo humano, los padres comienzan a ensañarles a mencionar, oreja, ojos, nariz, boca, piernas, pero para nombrar la vagina o el pene, los padres utilizan diversas palabras para hacer referencia a ello.


Es importante que el niño y la niña sepa identificar el pene y la vagina (preferiblemente por su nombre) como sus zonas privadas, enseñarles que aquella parte de su cuerpo es una zona privada la cual nadie debe tocarlas.

Esto, les permitirá aprender a tiempo y de forma correcta sobre la sexualidad, ayudándoles a reconocer posibles situaciones de abuso y saber actuar frente a éstas.

Recuerde:

  • Nombrar las partes del cuerpo.

  • Ensañarles que son sus partes privadas y que nadie debe tocárselas, ni ellos deben tocar la de otros.

  • Responda sin risas, con seguridad y confianza cuando el niño le haga preguntas sobre su cuerpo.

Comportamientos sexuales presentados en los niños:

  • Niños de 2 a 4 años: En este rango de edad, los niños comienzan a explorar las partes de su cuerpo, se comienzan a frotar sus partes íntimas, hacen preguntas sobre su cuerpo, les gusta estar sin o con poca ropa, sienten curiosidad por el cuerpo de otras personas, hablan con sus pares acerca de las funciones corporales.

  • Niños de 4 a 6 años: En este rango de edad, los niños se tocan con mayor frecuencia, intentan imitar comportamientos de parejas, desean explorar las partes privadas con otros niños de su misma edad, hablan de sus partes privadas, en muchos casos realizan juegos de mamá, papá, doctor y doctora, donde exploran las diversas partes y funciones del cuerpo.

  • Niños de 7 a 12 años: En este rango de edad, los niños comienzan a observar los cambios en su cuerpo, saben identificar sus partes privadas, desean tener mayor privacidad y atracción hacia otros niños y niñas aumenta, hacen muchas preguntas sobre su cuerpo y acontecimientos del futuro, en esta etapa los niños pueden experimentar mayor curiosidad y temor ante los hechos relacionados a su sexualidad del presente y a futuro.

Cabe destacar, que cada uno de estos comportamientos y otros no mencionados son diferentes en cada niño, algunos pueden presentar más otros casi nulos y ausentes, pero son comportamientos observables en estos diferentes grupos.


Debido al incremento de edad y curiosidad los niños pueden optar por buscar información en:

  • Televisión.

  • Redes sociales.

  • Internet.

  • Revistas.

  • Películas.

  • Libros.

Cosas que debemos enseñarles a los niños:

  • Su cuerpo es suyo y nadie debe tocarlo, ni mirarlo.

  • Higiene personal.

  • Hablarle sobre los cambios que experimentará.

  • Que nadie debe tomarle fotos de sus partes íntimas.

  • Existen baños de niñas y de niños, que debe comunicarle a la maestra que ira.

  • No hablar, ni ir con extraños a ninguna parte.

  • Evite aceptar regalos de desconocidos.

Cuando los niños están realizando la transición a la etapa de la pubertad, mostrarán inseguridad y temor ante los cambios.


Los niños realizarán con mayor frecuencia muchas preguntas.


Estos cambios se producen cuando los niños están entre segundo y tercer grado, las primeras señales son:

  • En niñas: Comienzan a utilizar sostén, aparición de vello púbico, cambio físico, a las niñas algo que les comienza a causar estrés y un poco de temor es el hecho de tener que utilizar toallas sanitarias y el hecho de tener granos, sin embargo presenciaremos el deseo de querer verse lindas (uñas pintadas, maquillaje, peinados), entre otros.

  • En niños: Vello púbico, vello en la axila, cambio físico, en este periodo veremos que los niños se preocuparan por su cuerpo físico y su apariencia física, por lo que muchos desearan hacer ejercicio, entre otros.

Es una realidad, que los niños van a pasar por un periodo de transición, también es una realidad, que muchas veces los cuidadores no tengan el conocimiento ni sepan como hablarles a los hijos sobre el tema, pero este es un tema necesario.

Hablar e informar en un acto de prevención, hablarles a los hijos de este tema no significa que lo están motivando a realizar un acto sexual.


Recuerde:

  • La sexualidad: Son las características del sexo y género de una persona.

  • Acto sexual: Es un acto de intimidad entre personas.

Al usted, tomar la decisión, de hablarle al niño de los peligros, cambios físicos y cuidados, se está anticipando, para que de esta forma el pequeño pueda estar preparado para afrontar este proceso. Es mas confiable que el niño encuentre en el cuidador la información que necesita de forma segura y comprensiva a que vaya donde un extraño u otros medios que le proporcionen la información incorrecta.

Cuando se habla se informa y cuando se informa se disminuye peligros.

Beneficios de hablar de sexualidad con los niños:

  • Se proporciona herramientas.

  • Previene riesgos.

  • Se evita que sean influenciados por información incorrecta y personas con malas intenciones.

  • Se forja un vinculo de confianza y seguridad con los padres.

  • Se trabajan las inseguridades.

  • Entre otros.

Desventajas de no hablar sobre sexualidad con los niños:

  • Son más vulnerables a recibir información incorrecta.

  • Están mayormente expuestos a sufrir de abusos.

  • Desconocimiento.

  • Manejo incorrecto de su vida sexual, están más propensos a contraer enfermedades y embarazos no deseados.

  • Entre otros.

Recomendaciones:

  • Háblele en un lenguaje claro y entendible.

  • Proporcione un ambiente libre de morbos y tabús

  • Si desconoce del tema, infórmese antes, para pueda proporcionar una información certera.

  • Hable con sinceridad, sin decir mentiras adaptándose a su edad y comprensión.

  • Escúchelo.

  • Dele respuestas reales, evite utilizar fabulas, metáforas o sobre nombres.

  • Utilicé las palabras correctas.

  • Responda sus dudas e interrogantes.

  • Consulte con el pediatra y profesionales que atienden al niño.

  • Evite juzgarlo.

  • Evite aplazar el tema.

Quizás, al inicio como cuidadores, no sepamos como entablar este tipo de conversación con los niños, pero lo primero que debemos hacer es romper el silencio y hablar poco a poco con el niño para informarlo y formarlo.

En el desarrollo y crecimiento los niños experimentan diversos escenarios, algunos pueden ser de riesgo, por esta razón es muy vital que los cuidadores estén presentes. Mas que exponer como hablarles de sexualidad a los niños, mi deseo es incentivar es que rompamos con el silencio y con el tabú de no hablar con el niño, para no despertar su curiosidad o impulsarlo a un acto.

Estamos en una sociedad, donde es necesario informar para formar y así preservar individuos integrales.

Hablemos con los niños, como un acto de prevención, ellos necesitan ser instruidos de forma integral.


No esperemos, que el niño o joven este en un escenario crítico para accionar, desde ya estamos a tiempo.


Existe un dicho que dice: “La educación inicia en casa”


Si, la educación inicia en casa, los valores, los cuidados y las actitudes que componen la sexualidad e identidad de un niño, también deben iniciar en el núcleo del hogar.


Trasmitimos con palabras, pero también con acciones, evitar hablar sobre la sexualidad con el niño es cerrarles la puerta al conociendo y herramientas sobre el cuidado personal, es hacerlos vulnerables y accesibles a los peligros del día a día.


Recordemos que papá, mamá y los demás cuidadores, están hasta una instancia, pero llegará el momento y escenario donde el niño debe enfrentar por si solo al mundo.


Así, como cuando el niño está aprendiendo a caminar, a montar bicicleta, a nadar o realizar cualquier otra actividad de riesgo, en sus inicios, la presencia del cuidador es un alivio que le proporciona seguridad y confianza ante el descubrimiento.


También los niños deben sentir esa misma seguridad y confianza ante el descubrimiento de la sexualidad.


Los cuidadores estamos presentes, cuando lo formamos y lo formamos mientras le informamos.

92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo