Conductas infantiles

La conducta es el comportamiento que todas las personas tenemos ante diversas circunstancias.

En el latín, esta palabra de forma sencilla, hace referencia, a la manera de comportarse, la conducta es parte de un todo, que es guiado por algo con antelación.


Seguramente recordaras que cuando estabas en el colegio, en los primeros grados de aprendizaje, nos enseñaban, que el verbo es aquello, que indica acción o movimiento del estado de una persona, algún ejemplo de verbo puede ser: reír, cantar, bailar, llorar, nadar, saludar o jugar, nos enseñaban que algunos terminaban en ar, er, ir ¿Lo recuerdas?

Las conductas están presentes desde que nacemos hasta que morimos, ya que todo lo que hacemos es conducta.


La conducta puede ser:

  • Manifiesta o visible: Bañarse, comer, jugar, saltar, etc.

  • Latente o no visible: Pensar, imaginar, soñar, etc.

Sin embargo, todas son conductas y están presentes siempre, no podemos ocultarlas.



Existen diferentes tipos de conducta:

  • Conducta heredada: Son comportamientos que se pueden adquirirse a través de la genética.

  • Conducta aprendida: Son las conductas que vamos realizando a través de las experiencias y el aprendizaje, aquí influye de gran manera los comportamientos que observamos.

  • Conducta voluntaria: Se realiza de forma consciente, con toda la intención.

  • Conducta involuntaria: Se realiza de forma no intencional, en esta, los sentidos se activan de forma rápida.

  • Conducta adaptativa: Las personas realizan para poder adaptarse a un determinado entorno para proporcionar un bienestar.

  • Conducta desadaptativas: Dificulta la adaptabilidad de una persona ante un entorno determinativo, causando sufrimiento y afectación del bienestar.

  • Conducta pasiva: En esta las personas minimizan sus propios deseos y necesidades para favorecer a los demás, para evitar conflictos.

  • Conducta agresiva: Es aquella que se manifiesta por los actos violentos.

  • Conducta asertiva: Las personas en esta mantiene equilibro en su comportamiento y criterio con la de los demás.

  • Conducta operante: Es la que las personas realizan para obtener un bien.

  • Entre otras.

Sin duda el comportamiento humano es variable y diferente, en cada una de las personas, que no se pueden tomar como un todo, sin embargo, cada una de las conductas da pie a diferentes manifestaciones que varían según la persona.

Se puede decir que la conducta tiene tres fases de realización que son:

  • El objetivo: Es allí donde la conducta adquiere un sentido de valor, por decirlo de esta manera, es donde, se presta para dar interpretación o explicación de la realidad.

  • La motivación: Detrás de cada motivación existe un fin que es lo que lleva a realizar dicho comportamiento.

  • Causa: Cual es la razón que impulsa una conducta.

La conducta en los niños se ve estimulada por:

  • Sociedad o ambiente: Este abarca toda la información que el niño obtiene de forma externa, abarcando las normas y aprendizajes que va adquiriendo.

  • Biológico: Esta en cambio es todo lo relacionado a lo interno, todo lo que el niño trae dentro de sí, en esta influye el vínculo materno desde que se está en el vientre, los cuidados personales.

La niñez es una etapa de descubrimiento, exploración y desarrollo, algunos describen esta etapa como un período de imaginación y creatividad, debido a que los niños están en continuos, logros, incógnitas y un periodo de creatividad innata.

Las diferentes conductas en los niños son indicadores de un desarrollo, por ejemplo:

  • De 0 a 1 año: El niño aprende a reír, mover las manos, enfocar la mirada, a estirarse, a explorar el entorno, comienzan a decir sus primeras palabras, esto lo van aprendiendo mediante juegan, cuando sus padres le hablan.

  • De 1 a 2 año: Los niños se mueven por todas partes, y están más conscientes de sí mismos y de su alrededor, la curiosidades y ganas de aprender cosas y conocer a otras personas aumenta en sus vidas, por lo general el niño va a querer ser más independiente y podrá presentar conductas desafiantes, la imitación es partes de sus vidas y su capacidad de análisis va en aumento.

  • De 2 a 3 años: Las habilidades intelectuales, sociales van en aumento, por lo que el niño comenzara a explorar el mundo con mayor intensidad, en esta etapa comienza a seguir indicaciones y con frecuencia transmite sus emociones.

  • De 3 a 7 años: En este rango los niños comienzan a entrar a la escuela, lo que hace que comiencen a relacionarse con sus pares con mayor intensidad, comenzaran hacerse independientes y realizaran preguntas sobre el exterior con mayor frecuencia, su personalidad será mayormente forjada.

  • 6 a 8 años: La relacion con los pares se volverá más firme, comienzan a proyectar ideas sobre su futuro, saben la posición que ocupan o desean en la sociedad, desean ser aceptados por sus amigos y comienzan a trabajar en equipo con mayor facilidad.

  • 9 a 11 años: Esta es la etapa que antesala la adolescencia, en esta etapa es muy importante que el niño adquiera el sentido de responsabilidad y compromiso ya que se le irán presentando nuevos retos que afrontar en las siguientes etapas, las relaciones con sus pares está mayormente fortalecida, los niños comienza a observar los cambios en su cuerpo.

En cada una de estos rangos de edad los sentimientos y emociones de los niños salen a flote en cada conducta.

Los niños tienen facilidad de manifestar diferentes conductas como:


Conductas positivas:

  • Jugar

  • Hacer amigos

  • Ser empáticos

  • Observación

  • Energía ante la vida

  • Disposición

  • Creatividad

  • Sinceridad y honestidad

  • Alegría

  • Libres de prejuicios

  • Iniciativa

  • Siguen instrucciones

  • Perdonadores

  • Entre otras.

Conductas negativas:

  • Desorganización

  • Berrinches o pataletas

  • Mentiras

  • Poca confianza ante ellos

  • Irrespeto

  • Caprichos

  • Dificultad para cumplir con el horario

  • Dificultad para la ingesta de alimentos

  • Dificultad para realizar sus deberes

  • Entre otras.

Recordemos que los niños son el reflejo de nuestras actitudes, la mayoría lo aprenden de nosotros los adultos y del entorno. De nosotros depende que ellos tengan la confianza, la estabilidad y la seguridad para enfrentarse con el día a día y al entorno.

Algo que siempre me gusta enfatizar es que cada niño es distinto y diferente, por lo que no se puede encasillar a ninguno en una categoría especifica.


Las conductas son el resultado de causas y condiciones, determinantes, por esta razón  siempre es necesario indagar el porqué del comportamiento específico.

Hay ocasiones en que las conductas de los niños pueden ser desafiante y estresante para los padres, al no saber manejarlos, por esta razón es muy importante establecerles, limites, reglas claras que ellos puedan comprender, pero sobre todo proporcionales un buen vínculo con sus cuidadores.


Algo que en algunas ocasiones se recomienda a los cuidadores, es prestarle la suficiente atención al niño cuando se comporta de forma adecuada y aceptable, felicitándolo y estimularlo por dicha acción, en cambio, cuando el comportamiento sea negativo, corregirlo al instante, para que el mismo sepa que lo que ha realizado no es una acción que merezca ser reconocida.


Aquí me gustaría detenerme un poco.


Detrás de la conducta del niño, en muchas ocasiones está obtener atención, ya que detrás de cada conducta, sea positiva o sea negativa, se encuentra un deseo de ser visto o escuchado por sus cuidadores.


Por esta razón es muy importante hacer énfasis en mantener el equilibrio de reacciones ante dichas conductas.

Ya que, si el niño recibe la atención necesaria al realizar un comportamiento positivo, no necesitaría realizar una conducta inadecuada para recibirla.

Con esto quiero aclarar que no existe el niño, ni el ser perfecto que no cometa ningún tipo de errores, ni tenga comportamientos incorrectos, parte del crecimiento personal se centra en cometer errores y en la imperfección del ser humano.


Estrategias para gestionar el comportamiento de los niños:

  • Conviva con el niño, esta etapa se caracteriza por el deseo del juego.

  • Observe al niño y sus comportamientos, indague en el porqué de esa conducta.

  • Establezca horarios y rutinas que le ayuden al niño a diferenciar el tiempo.

  • Recompense y estimule los buenos comportamientos.

  • Establezca límites y correcciones de forma asertiva.

  • Utilice estrategias comunicativas con el infante.

  • Ayúdelo aprender a autorregularse y calmarse.

  • Permítale tomar decisiones durante todo el día.

  • Crear un espacio expresarse y resolver los problemas adecuadamente.

  • Enseñarles a identificar sus propias emociones y las emociones de los demás.

  • Crear un entorno de aprendizaje y de exploración continuo.

Es muy importante que los cuidadores al responder a las conductas realizadas por los niños, los adultos, eviten responder con enojo y dureza, cuando ocurren comportamientos desafiantes e incorrectos, para poder gestionar de forma adecuada dicho comportamiento.

Ya que como dice el dicho, violencia genera más violencia, el mal produce más mal.


Con esto no quiero decir que no es necesario corregirle, que no es necesario castigarle, pero que, si es necesario equilibrar y gestionar los comportamientos, tanto correctos como incorrecto en los niños para que el niño tengo un buen desenvolvimiento de forma constante.


Para culminar, quiero decir que, los cuidadores influyen en los comportamientos de los niños a través de los valores, creencias, normas o conflictos que tengan en su vida transmitiéndoselos a los niños de forma positiva o negativa.


A través de estas influencias pueden filtrar en la conducta del niño de acuerdo a los parámetros, que para ellos sean aceptables.


Los padres pueden llegar a transmitir patrones de conductas aún sin hablar, ya que el niño está en continua observación, debido a que la mayor parte de la conducta del individuo es aprendida, a través de los procesos de observación y análisis de los otros.


Al ser los padres el principal canal de observación, puede adquirir lo que ellos les transmitan, aún sin querer hacerlo, por esta razón es necesario que como cuidadores analicemos el foco de la conducta, pensemos en aquello que estamos transmitiendo, en muchas ocasiones hay patrones de conducta que pasan de generación en generación, estos pueden ser tanto buenos como malos.


Si los padres modelan un buen comportamiento, es mayor lo que podrán adquirir de ellos, que lo que podrán adquirir en el entorno.


Cuidadores= Guía, orientación, protección y modelo.


Las conductas tanto buenas como malas son necesarias para fomentar el aprendizaje en los niños.


¡La mejor manera de gestionar una conducta en nuestros es a través del modelo!

58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo