Relaciones sanas con personas difíciles

Actualizado: 21 feb

Todos los seres humanos tenemos la necesidad de establecer relaciones con otras personas.


Por lo general todos esperamos que nuestras relaciones sean:


  • Estables

  • Positivas

  • Pasivas

  • Diligentes

  • Sanas

  • Entre otras


Sin embargo, la realidad es que no todas nuestras relaciones serán de esta forma, en algunos casos nos tocará relacionarnos con personas que son difíciles.


La palabra difícil viene del latín difficilis que significa alejamiento por múltiples vías.




Se considera como difícil algo que no se logra, ejecuta o entiende sin mucho

trabajo y que tiene poca probabilidad que ocurra.


Una persona difícil es aquella que tiene un comportamiento y carácter difícil de comprender, de igual forma una persona que se comporta de forma cerrada, evita relacionarse con los demás o que se comporta de forma

desagradable.


Esto puede deberse a los diferentes:

  • Caracteres

  • Temperamentos

  • Creencias

  • Hábitos

  • Costumbres

  • Crianzas

  • Entre otros.


Seamos sinceros, cada ser humano tiene su peculiaridad y singularidad, por más que podamos tener ciertas características o elementos que nos hagan semejantes y parecidos, “Todos somos diferentes”

Es totalmente esperable, que mantengamos buenas relaciones con aquellos que son parecidos a nosotros y que mantengamos ciertas barreras con aquellos que son tan diferentes y opuestos a nosotros.


Los seres humanos, de forma consciente o inconsciente vamos a querer evitar relacionarnos con personas:

  • Mentirosas

  • Chismosas

  • Conflictivas

  • Con gustos y hábitos diferentes a los nuestros

  • Que practiquen algún tipo de creencia diferente a la nuestra

  • Con los dominantes

  • Egocéntricos

  • Impulsivos

  • Aguafiestas

  • Negativos

  • Víctimas

  • Indiferente

  • Antipático

  • Obsesivo

  • Caprichoso

  • Entre muchos otros tipos de persona


Las conductas de este tipo de personas pueden hacernos:

  • Enojar

  • Irritarnos

  • Distanciarnos

  • Alterar nuestras emociones

  • Cambiar nuestro comportamiento

  • Querer huir del lugar

  • Afectar nuestra valía

  • Entre otras.


Por más que deseemos no relacionarnos con ellos, vamos a tener que hacerlo en diferentes contextos de forma voluntaria o involuntaria, algunos son:


  • La familia

  • Colegio

  • Empleo

  • Círculo social

  • Equipos deportivos

  • Iglesias

  • Comunidad

  • Sociedad


No podemos huir de este tipo de personas, conductas ni relaciones.

Cabe destacar, que todos podemos ser personas difíciles, que por más que tengamos ciertas virtudes tenemos comportamientos, que complican que los demás quieran relacionarse con nosotros.


Algunos de estos momentos son:

  • Convertimos todo en discusión o conflicto

  • Tenemos mucha dosis de honestidad aún cuando no nos piden una opinión

  • No podemos estar en silencio y queremos dirigir toda la conversación

  • Cuando todo nos parece negativo y malo

  • Nos volvemos muy criticones o señaladores

  • No le brindamos espacio a las personas para que se comuniquen, ya que necesitamos interrumpir a cada rato

  • Nos molestamos cuando las cosas no se hacen como queremos

  • Cuando no nos dan la razón

  • No escuchamos cuando nos hablan

  • Cancelamos los planes o ideas de otros

  • Cuando somos inflexibles

  • Cuando somos cortantes y groseros

  • Queremos tener toda la atención

  • Entre otros


Seguramente al leer esto, te has percatado de alguna conducta que puedes tener, consciente o inconsciente, pero las tenemos y en esos momentos nos vuelve una persona difícil de comprender. y sobrellevar.


Para relacionarnos con personas es necesario:

  • Ser pacientes

  • Escuchar con atención

  • Mantener la calma

  • Evitar juzgar

  • Respetar las diferencias

  • Tratar de entender su comportamiento

  • Tratar de no ponerse a la defensiva

  • No responder con ira

  • Expresarse de forma asertiva

  • Establecer límites

  • Evitar reírse ante las conductas incorrectas


La forma de manejar las relaciones con personas difíciles de varios factores como:


  • Qué tipo de relación se tiene con la persona

  • Cuánto tiempo ha durado la problemática a tratar

  • Qué cosas están en riesgo si no se desarrolla un resultado positivo

  • Qué tan dispuesta está la otra persona para seguir trabajando en el asunto


En muchos casos la persona difícil, sabe que tiene un problema, pero se niega a corregirlo, en otros momentos la persona es incapaz de ver algo malo que tiene.

¿Cómo hacer que las conductas de las personas difíciles no nos afecten?


Primero que todo debemos saber que no somos responsables de los comportamientos, ni de las reacciones de los demás.


Cada ser humano es responsable de sus propias acciones y conductas.

En muchas ocasiones los seres humanos absorbemos tanta energía negativa producto de las relaciones.


Esto se debe a que nos sentimos culpables o tristes por alguna reacción que otro ser tuvo, producto de algo que dijimos o hicimos.


La realidad es que somos responsables de nuestras acciones, palabras y gestos, pero no de las acciones ni comportamientos de los demás.

Como lo dije más arriba mantener relaciones con personas difíciles puede desgastarnos, pero la clave para que no nos afecten es:


  • Saber quién eres

  • Reconocer las conductas positivas como negativas

  • Responsabilizarte de tus hechos

  • Identificar hasta dónde puedes sobrellevar

  • Apoyarte de otros para mediar en la relación

  • Saber reconocer cuando es necesario establecer barreras y alejarse

  • Comportarte de forma prudente


Es importante mencionar que es totalmente normal y esperado que:

  • Nos molestamos, entristecernos o irritamos con una mala actitud,


Pero lo que no debe ser normal es que:

  • Nos llenamos de amargura o deprimimos con malas actitudes


Todos somos responsables de las cosas dejemos que entren a nuestra vida y nos afecte.

Así como sentimos cuando una basurita quiere entrar a nuestro ojo y automáticamente cerramos los ojos para evitar que entre.


De esa misma manera, podemos cerrar la puerta a que una mala actitud afecta nuestras emociones, conductas, pensamientos y creencias.


Como dije es imposible que todas nuestras relaciones sean sanas y buenas, vamos a relacionarnos con personas difíciles, quizás hasta todos los días debemos verla.


Algunas recomendaciones que te proporciono son:

  • Tomate unos minutos antes de hablar o reaccionar

  • Trabajar tus pensamientos para que estas situaciones y conductas no te afecten

  • Perdona evita llenarte de rencor y odio

  • Trata de tener un buen sentido del humor

  • Apóyate de otras personas que han experimentado situaciones parecidos

  • Reconoce cuando es necesario distanciarse


Sobre todo, cuídate, cuídate mucho, la mayoría de las veces, las conductas de otros y las situaciones nos afectan cuando estamos vulnerables y débiles emocional y mentalmente.

La clave de todas las relaciones siempre serán:

  • El respeto

  • La empatía

  • La asertividad

  • La compresión


Como lo escribí en algún momento, las relaciones con personas difíciles es imposible negarlas y que también nosotros podemos ser personas difíciles.


Creo que en toda relación es importante tratar como nos gustarían que nos tratarán.


Todos tenemos defectos y cometemos errores a diario, todos lastimamos, ofendemos y hasta podemos dañar a otros.

Es por ello que debemos aprender a asumir las consecuencias y tomar responsabilidad.


De igual forma es necesario tolerar y llenarnos de paciencia, la mayoría de las problemáticas en la sociedad se debe a que las personas no somos capaces de aceptar y convivir con las diferencias, tendemos a querer imponer con los demás y cuando los otros no acceden a lo que deseamos actuamos de forma errónea.


La vida se trata de amar las similitudes y respetar las diferencias, esto aplicado con todo y todos.


No podemos escapar de relacionarnos con personas difíciles, pero si podemos decidir como sobrellevarlas y medir que tanto dejaremos que nos afecte.










43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo