Los niños también sienten

He decidido, dedicar el mes de julio para tratar temas relacionados a la salud mental de los niños, con el objetivo de resaltar la importancia de la salud mental en los pequeños de la casa y aclarar ciertas interrogantes que muchas veces como adultos tenemos con respeto a los niños.


La realidad es que el cuidado de la salud mental desde la niñez es muy importante, ya que para tener adultos funcionales necesitamos tener niños sanos e integrales.


La niñez es una etapa muy decisiva para la vida de cada individuo.


El primer tema que decidí compartir es relacionado a las emociones.

Todas las personas nacemos con emociones, están presentes en todas las etapas de la vida.


Estas nos ayudan afrontar diferentes acontecimientos.

Las primeras señales que demuestran la presencia de las emociones en los niños, son el llanto desconsolado, cuando ríe, cuando rechaza algo, entre otras.

Los niños son los seres que reflejan con mayor facilidad y espontaneidad lo que sienten.


Los padres son el ente principal para enseñarles a los niños a manejar sus emociones, esto permite que los padres conozcan al hijo y el hijo se conozca a sí mismo.


Importancia de enseñarle a los niños acerca de sus emociones:


Las emociones juegan un papel fundamental en la adaptación y supervivencia de los niños en los diversos entornos donde se desenvuelve, el individuo obtendrá la capacidad de identificarse, comprenderse y gestionar sus propias emociones. Esto es muy importante para fomentar el desarrollo personal.


Las emociones son reacciones que el cerebro humano tiene ante diferentes situaciones, es de mucho valor enseñarle al niño que sentir tristeza, miedo, asco, felicidad y sorpresa es aceptable, porque es producto de algo que está experimentando en un momento dado.

Es bueno permitirles demostrar sus emociones, enseñándoles que no hay emociones: “buenas, malas, destructivas ni peligrosas”. Debemos enseñarles que todas las emociones son necesarias.

¿Cómo se pueden identificar las emociones en los pequeños de la casa?


Los cuidadores en ciertas ocasiones no saben identificar la aparición de las emociones de los niños, por esto es muy importante saber que las emociones se presentan de manera:

  • Verbal: En algunas ocasiones el niño podrá decir tengo miedo, estoy triste, me siento feliz

  • No verbal: En otras ocasiones el niño no dirá nada, pero expresará ciertos gestos con su mirada, tendrá expresiones faciales y en otras ocasiones tendrá manifestaciones corporales o fisiológicas.

Mencionando esto entraremos en una parte fundamental.

Las emociones tienen distintas formas de manifestarse que son las siguientes:

  • Física: Son los cambios fisiológicos que aparecen en nuestro cuerpo, algunos ejemplos de estas en los niños son: la sonrisa, abrir los ojos, sudoración, temblores, una forma en que los niños manifiestan alguna alguna emoción es cuando se orinan en la cama.

  • Cognitivo: Esta relacionado con nuestro estilo de pensamientos. En algunos casos los niños pueden llegar a repetir mucho las cosas, pueden llegar a no saber que responder o hacer.

  • Conductual: Aquí influye mucho el tono de voz, las expresiones, saltar, correr, esconderse, en algunos casos los niños pueden realizar conductas que ya habían dejado de hacer.

  • Afectiva: Los niños asocian mucho las emociones con el querer o no querer, el tener o no tener.

Los niños en los primeros años de vida conocen de forma muy sencilla y en algunas veces casi nulas identifican sus emociones y no saben cómo actuar ante ellas, por esta razón se recomienda comenzar enseñándoles las emociones básicas.

Estas son las emociones básicas para enseñarles a los niños:

  • Alegría: Esta es la sensación de placer y bienestar que el niño manifiesta ante un hecho que le parezca gratificante.

Forma de explicarle al niño: Oye sabes esta emoción puedes sentirla cuando algo te gusta mucho, y te resulta muy agradable y divertido. En algunas ocasiones te darán ganas de reír mucho y quizás cuando te rías sentirás que la panza te duela de tanto reír, cuando sientas alegrías de ver a una persona ,querrás estar con ella muchas veces.

  • Tristeza: Esta emoción es muy manifiesta en los niños cuando pierden algo o experimentan un dolor.

Forma de explicarle al niño: mira tú corazoncito se sentirá triste cuando pierde, se te daña algo o cuando se va alguien que quieres, cuando esto pase algunas veces no vas a querer hablar en alguna ocasiones, vas a querer estar solo y otras veces sentirás ganas de llorar.

  • Miedo: Cuando el niño percibe un ambiente amenazador o peligroso, en algunos casos estos miedos pueden ser reales y en otros casos productos de la imaginación o por acontecimientos que han visto o escuchado.

Forma de explicarle al niño: Cuando sientes algún peligro, sentirás ganas de huir o esconderte, tu corazoncito se podrá acelerar en algún momento, tus manos podrán temblar o sudar en algún momento.

  • Asco: Cuando algo llega hacer de desagrado el niño por lo general va a rechazarlo.

Forma de explicarle al niño: Sentirás asco cuando algo te es desagrade o no te guste, podrás sentir ganas de escupir o vomitar, querrás no tener presente lo que te de asco.

  • Sorpresa: La sorpresa se manifiesta ante lo que no esperamos y ayuda a que el niño piense para comprender cosas nuevas.

Forma de explicarle al niño: Te sentirás sorprendido cuando ocurre algo que no esperabas, sentirás curiosidad por entender lo que pasa hasta que lo comprendas todo.

Sabes cuando sientas algunas de estas emociones, debes comprender que es algo que a todos las personas nos pasa, pero sobre todo debes saber que yo estoy aquí para escucharte y para ayudarte.

¿Cómo enseñarles a los niños a manejar sus emociones?


Debemos tener presente que los niños aprenden con el modelo o ejemplo, en algunas ocasiones habrás escuchado decir que los niños son una esponja que absorben lo que ven y oyen en su entorno y es considero que es una frase que encaja perfectamente para describir a los niños.


Con esto quiero decir que si el niño percibe un entorno seguro y que los cuidadores manejan sus emociones de forma adecuada el comenzará a realizarlo. Los cuidadores pueden ayudarlos a expresarse y hablar de forma continua sobre las emociones, llevándolo a mirar dentro de el y reconocer lo que siente.


Observando la aparición de las emociones en los demás, al niño ver de forma visual como se manifiestan las emociones en los demás lo ayudará a comprender, las expresiones faciales, corporales y los diversos comportamientos que los otros realizan y de esta forma irá desarrollando habilidades sociales y empatía.


Fomentando el autoconocimiento en el niño, llevando poco a poco al niño a conocer ciertas características propias de si mismo, lo ayuda a identificar sus emociones, una forma de hacer esto es preguntándole ¿Qué te gusta, que te hace enojar, ¿Qué cosas te hacen feliz, entre otras?


Beneficios de enseñarles a los niños a conocer sus emociones:

  • El niño podrá conocerse, potencializando su personalidad.

  • Podrá identificar y conocer ciertos acontecimientos y poco a poco podrá manejar situaciones.

  • Desarrollará habilidades sociales, ya que al conocer las diferentes emociones podrá desarrollar empatía y valores.

  • Disminuye la realización de conductas autodestructivas.

  • Mediante la aparición y reconocimientos de las emociones con la estimulación de los padres el niño desarrollara habilidades emocionales.

Algo que considero importante es aclarar que, aunque las emociones sean parte del niño, los cuidadores están para regularlos, poner limites con asertividad y empatía.

Me gustaría detenerme un poco en este extracto para hablar sobre la asertividad y empatía, ya que seguramente al inicio los niños no sepan manejar sus emociones y pueden aparecer algunos de estos comportamientos:

  •  Llanto excesivo

  •  Pataletas

  •  Palabras inadecuadas

  •  Rechazo

  •  Molestia

  •  Frustración

  •  Incomodidad

  • Entre otros.

Ante estas y otras conductas en muchas ocasiones los cuidadores se sienten frustrados, impotentes, incómodos y en algunas ocasiones molestos.


Por esta razón es necesario que los cuidadores procuren intervenir en la escena, expresándose al niño de las maneras con un lenguaje claro y entendible, en cierta manera tratando de comprender aquello que el niño está experimentando.


Hay una ejemplificación que me gusta utilizar mucho, los padres, el niño y el entorno se pueden asociar a una regla de medir, donde los padres están en un costado, el niño en el medio y las situaciones y el entorno están en el otro costado.


Los padres son ese referente y mediador que es responsable de fomentar la estabilidad del niño de forma física, mental y emocional; dentro de estas funciones o responsabilidades esta el esclarecer dudas e interrogantes , por este te quiero compartir unas:


Recomendaciones:

  • Ayudarles a nombrar aquello que sienten, indagar porque sienten eso dejándoles hablar con fluidez.

  • Hablar con ellos acerca de las emociones, explicarles que todas las personas la sienten y no es malo.

  • No juzgar las reacciones que puedan manifestar, sin embargo, corregirlas y gestionarlas cuando sean necesarias.

  • Guiarlos al descubrimiento de ellos mismos y sus emociones.

  • Potencializar el autoconcepto y autoconocimiento, se les puede pedir que se describan a ellos mismos, sus gustos y desagrados.

  • Poner límites cuando sea necesario de una forma asertiva y positiva.

  • Realizar actividades didácticas sobre las emociones que lo puedan estimular (ver imágenes, observando rostros de las personas, preguntándoles como lo ven)

  • Preguntarles de forma diaria como se sienten, que tal estuvo el día.

  • Observar sus comportamientos y conductas.

Sobre todo, demostrarles que pueden hablar, pueden expresarse que no deben tener miedo de acercarse a expresar lo que sienten. Al contrario, trasmitirles que el cuidador esta para ayudarlos, para descubrirse mientras crecen y exploran el mundo.


Sin duda alguna cada niño es distinto y diferente, cada uno puede tener su peculiaridad y elementos propios de su personalidad, pero todos necesitan sentir que no están solos que tienen alguien que no solo va delante abriendo camino, si no alguien que va al lado acompañándolo y que también esta detrás cuidándolo.

Los padres o cuidadores de los infantes son los responsables de proporcionar seguridad y confianza en cada una de las etapas del desarrollo.

Son el principal modelo de referencia, los cuidadores no son perfectos, quizás no tienen capa de super héroe, pero son como un espejo donde el niño acude para observarse y modelarse.


Detrás de cada manifestación emotiva de un niño se encuentra un sentimiento e historia por contar, prestémosles nuestros ojos y oídos de forma empática y asertiva.

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo